lunes, 28 de enero de 2013

CARTA ABIERTA DE LA APIF AL FGE CON OCASIÓN DE LA EXPULSIÓN DE UN FISCAL

Cuando trabajaba en la Fiscalía Anticorrupción, uno de los Interventores allí destinados -ahora gran amigo mío- solía decir que cuando en una Ley de Presupuestos hay una disposición que no se entiende nada es probable que esconda algo muy serio.   Me he acordado de aquello cuando he releido un apartado del comunicado de la AF sobre el Consejo Fiscal del pasado 16 de enero (la UPF no comunica nada sobre el Consejo), que me pasó desapercibido y que decía lo siguiente:

Cuarto.- Informe del consejo Fiscal  conforme a los art. 14.4 e) y 67 EOMF.
Se abstienen de intervenir en el debate dos vocales por haber participado como testigos en el expediente, bien directamente, bien por relación de parentesco con los testigos.
Tras la exposición de la propuesta de la Inspección Fiscal se informa mayoritariamente de forma favorable por los vocales a la sanción propuesta. 


¿Y qué quiere decir ese párrafo?  Pues que se votaba el preceptivo informe del Consejo Fiscal sobre la sanción de expulsión de la Carrera a un fiscal  (separación del servicio), la más grave que puede imponerse.  La verdad, a mi me ha costado enterarme de qué se hablaba, pero el asunto tiene una importancia enorme para los fiscales y puede generar, espero que no, el peor mal que se le puede producir a un fiscal en su trabajo, el miedo.  La APIF ha enviado una carta abierta al FGE pidiendo que al proponer la sanción al Ministro -competente para imponer el castigo conforme al art. 67.3 del Estatuto-, tome en consideración una serie de hechos relevantes como una cuestión de Justicia.   No se puede estar más orgulloso de una asociación de lo que ahora lo estoy yo de la mía.   Transcribo la carta:


 CARTA ABIERTA AL EXMO.SR. FISCAL GENERAL DEL ESTADO

A LA ATENCION DEL EXCMO SR. FISCAL GENERAL DEL ESTADO

La ASOCIACIÓN PROFESIONAL E INDEPENDIENTE DE FISCALES (APIF), habiendo tenido conocimiento del acuerdo adoptado en el seno del Consejo Fiscal en su sesión del pasado día 16 de enero de 2013 en relación con la propuesta de sanción acordada por mayoría en el expediente disciplinario seguido frente al Sr. Fiscal D. J. A. F.,   eleva V.E.  las siguientes consideraciones:
-El contenido del expediente, las circunstancias que lo rodean y su culminación constituyen,  a nuestro modo de ver, un asunto grave del interés de toda la Carrera Fiscal.
-El resultado del expediente, con propuesta de separación del servicio aprobada por la mayoría del Consejo Fiscal que V.E. preside, podría valorarse como desproporcionado.
-La tramitación del expediente, no tanto por cómo se haya hecho en el caso concreto, sino también y en mayor medida, por la falta de una regulación moderna de nuestro régimen disciplinario, arroja muchas dudas e incertidumbres sobre si ha reunido las imprescindibles condiciones de contradicción, transparencia y garantía de los derechos del afectado.
-Es sustancialmente relevante el hecho de que las actuaciones disciplinarias por parte de la Inspección tengan su origen directo en la denuncia y quejas formuladas en su día por el Fiscal D. J. A. F. poniendo de manifiesto lo que él consideraba unas condiciones de trabajo injustas no corregidas por su superior, sin que con anterioridad a la dicha denuncia se hubiera abierto actuación disciplinaria alguna contra el Fiscal Sr. F.  por parte de sus superiores jerárquicos.
-Es asunto grave del interés de todos, y posiblemente desproporcionado, el hecho de que la discrepancia con el visado del superior jerárquico, formalmente articulada a través del artículo 27 del Estatuto, y la falta de cumplimentación de obligaciones accesorias a la realización de estadísticas sobre juicios de faltas haya sido considerada como infracción muy grave sancionable con la expulsión de la Carrera.
Y si dichas conductas, son claramente merecedoras  de la referida sanción de expulsión, en aplicación  del principio de tipicidad que rige en el derecho administrativo sancionador, todos los miembros de la Carrera  Fiscal debemos saber, y conocer, previa regulación reglamentariamente establecida  a qué nos atenemos en el desempeño diario de nuestro trabajo , lo cual nos llevaría necesariamente a debatir si la actual regulación de nuestro régimen jerárquico y disciplinario garantiza de forma eficaz nuestros derechos.
Es necesario subrayar la relevancia que esta sanción disciplinaria tiene para el futuro de nuestra carrera en relación con las garantías de trasparencia e independencia a la hora de asumir la instrucción penal. Si se mantiene un sistema de designación de jefes discrecional unido a un régimen de sanción de la discrepancia con el superior jerárquico  la sociedad a la que nos debemos en ejercicio de nuestra función no tendrá garantía en la instrucción objetiva e imparcial  de los asuntos penales.
Por todo ello,  
Solicitamos  de   V.E.  :
1-Con carácter particular, en relación con el expediente sancionador al fiscal J. A. F.:
-Que se tenga en cuenta, a la hora de valorar el expediente sancionador del fiscal J. A. F., la eventual insuficiencia de las garantías del interesado, derivadas de la falta de una regulación moderna que salvaguarde de modo eficaz dichas garantías y derechos;
-Que se tome en consideración, a la hora de acordar, en su caso, una sanción al Fiscal J. A. F., la desproporción que constituiría la separación del servicio como primera medida sancionadora frente a un fiscal al que no se le ha dado la oportunidad de corregir la orientación de su ejercicio profesional, en caso de que debiera hacerlo.
-Que se tenga en cuenta, a la hora de imponer la sanción, que toda la actuación disciplinaria sancionadora posterior habría tenido su origen directo en el ejercicio por parte del compañero Fiscal de las acciones y recursos que le corresponden, tenga o no razón en el fondo de sus reclamaciones, que las mismas podrían no haber sido investigadas suficientemente y que invalidaría todo el sistema de garantías la consumación de una represión por el ejercicio de tales derechos.
-Que se tome en consideración, a la hora de imponer la sanción, que reprimir como infracción muy grave el ejercicio del derecho a la discrepancia con el visado del superior jerárquico podría suponer un irreparable daño a la imagen pública de la independencia y autonomía del Ministerio Fiscal y de cada uno de sus miembros en el ejercicio de sus funciones.
-Que se tenga en cuenta, a la hora de imponer la sanción, que la gravedad de la calificación de las infracciones  imputadas al interesado se han ido elevando al tiempo en que el mismo insistía en el ejercicio de sus derechos y que es necesario desterrar toda sombra de duda acerca de que un hecho está relacionado con el otro.

2- Con carácter general, que por la FGE y el Ministerio de Justicia se aborde una nueva regulación del régimen disciplinario de la carrera fiscal en el que se garantice:
         -La gradualidad de las sanciones, de modo que no pueda imponerse como primera sanción la expulsión de la carrera si los hechos no son tan extraordinariamente graves, como en este caso, no lo aparentan;
         -La audiencia oral y presencial del fiscal interesado ante los órganos competentes para proponer o informar la sanción, en particular, ante el Consejo Fiscal en los supuestos de su competencia;
         -La intervención en los expedientes disciplinarios de un fiscal adicional o de un representante de otra institución pública en garantía del cumplimiento de la legalidad y de los derechos de los interesados, tal y como se regula en el régimen disciplinario judicial;
-La regulación de las incompatibilidades entre las funciones de jefatura,  las representativas, las de provisión de cargos  y las disciplinarias en el Consejo Fiscal, de modo que no sea el mismo órgano que informa el  nombramiento de jefes el que decida posteriormente sobre los expedientes disciplinarios originados por presuntas insubordinaciones frente a esos mismos jefes. A estos efectos, la mera abstención formal en un órgano tan reducido no supone suficiente garantía de no contaminación del resto del mismo.
        
 LA COMISIÓN EJECUTIVA DE LA APIF



31 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnífica iniciativa. Sobre todo el último párrafo del comunicado.

Anónimo dijo...

Es una satisfacción poder leer de vez en cuando algún artículo de esta categoría. Soy funcionaria y mi primer expediente disciplinario (tuve varios) procedió de un escrito de queja tras varios años de acoso. Después de tiempo he aprendido el coste de la honradez en este país. Este fiscal ha tenido un recorrido muy parecido y ha elegido el camino de la honradez y la justicia. Por desgracia, ésta es su recompensa (la mía fue la misma). No sé si podemos cambiar algo....seguiremos intentándolo

manuel leví dijo...

El que se mueve no sale en la foto, espero que se corrija esta sanción tan desproporcionada

manuel leví dijo...

Una pena, la sanción es desde luego desproporcionada, huele a venganza

Anónimo dijo...

Me hace gracia que se tomen tan en serio la defensa de sus derechos, pero en cambio no muevan un dedo cuando se cesa injustamente a un abogado fiscal sustituto, pese a llevar muchos años prestando servicios en la fiscalía. ¡Pero claro, como no es de la carrera, ni devenga trienios, pues que se joda! Pues muy bien, ahora se acaba de joder a un fiscal de carrera, y detrás vendrán otros...

Anónimo dijo...

Pues me parece un comentario, cuando menos, atrevido...

Yo, que no quiero entrar en polémicas sobre los sustitutos, no tengo más que decir al hilo del anterior comentario, que el primero fue mío, y que nadie, NADIE, que yo tenga por compañero y sin embargo, amigo, ha rajado lo más mínimo de los sustitutos.

Y creo sinceramente, que la opinión es generalizada: ojalá pudiésemos cubrir todas nuestras sempiternas sobrecargas con sustitutos; hoy por hoy es impensable, pero de lograrlo, redundaría en la calidad del trabajo de los de carrera, y prestigiaría aún más, si es que ello cabe, a la figura en general, de los sustitutos.

De todos modos, que me huelo que el comentario destila mala uva. Ya se apresurarán a cubrir la vacante que deje el Mártir con una sustitución, y al que Dios se la de, San Pedro la bendiga...

Anónimo dijo...

Y que tendrá que ver aqui lo de los sustitutos . Claro que algunos se merecen el cese y asi tiene tiempo para preparar la oposición y hacer "trienios"

Salvador Viada dijo...

Anónimo sustituto, ese comentario es de mal gusto. Tu tienes un problema que debes plantear para ver si se puede arreglar: no estarás solo y en este blog luchamos para que la situación del Fiscal y del Juez sustituto mejore. Pero hoy tenemos un problema que afecta fundamentalmente a un joven Fiscal con el que algunos creemos que se está cometiendo un desafuero; y también un problema que nos afecta a todos los fiscales porque han querido meter un factor intimidatorio en nuestro trabajo. No estamos para impertinencias, de verdad. Un saludo

Anónimo dijo...

Respecto al comentario sobre el CESE DE FISCALES SUSTITUTOS por un simple informe del Fiscal Jefe correspondiente, Y PARA SIEMPRE, de forma que ya se le excluye de cualquier concurso -Decreto de sustitutos, reformado en 2008-, en primer lugar, pido perdón si a alguien he molestado. Mi solidaridad con el fiscal de carrera, pero también con el fiscal sustituto cesado, que al fin y al cabo ambos hacen el mismo trabajo... Lo que quiero decir, en síntesis, es que cualquier falta de protección legal de los sustitutos a la larga se entiende a los de carrera, y al contrario. Primero se empieza por cercenar los derechos de los más débiles y luego se hace lo mismo con los más fuertes, los que han aprobado una oposición y tienen una plaza fija. ¿Hasta cuándo seguiremos teniendo unos señores feudales en la fiscalía -por llamarles de alguna forma-, llamados fiscales jefes, nombrados de forma bien dudosa, que hacen de su capa un sayo y gobiernan no con arbitrio, sino muchos de ellos de forma totalmente arbitraria? Esto es lo que quería decir y lo que digo. Y reitero mis disculpas, pues no era mi deseo molestar a nadie, sino exponer este punto de vista, que espero haya quedado aclarado. Y, por supuesto, no estoy en posesión de la verdad, y puedo estar equivocado. Celebraría conocer más opiniones al respecto.

Anónimo dijo...

Pero ¿cuáles son los cargos para que echen a un fiscal? ¿Qué hizo concretamente? Porque la prensa de aquí elude curiosamente ese tema...

jurista dijo...

Tienen que denunciar el caso fuera de nuestras fronteras, como al CCPE. Ánimo

Im-Pulso dijo...

Gracias por las aclaraciones jurídicas y la reflexión.
He tratado el caso Frago en mi blog y hay tantos puntos oscuros que las precisiones que ustedes hacen son capitales para comprender, siquiera parcialmente, lo que parece una película policíaca de serie B.
Saludos.

Anónimo dijo...

La verdad es que la mejor prueba del acoso laboral se la ha dado la propia fiscalía.
Denuncias acoso laboral y te abren un expediente disciplinario para echarte.
Caso de libro

Anónimo dijo...

Perdón, no sé si lo mando duplicado.

Decía que la propia fiscalía le ha dado la mejor prueba.
Denuncias acoso laboral y sin antecedentes previos te abren un expediente para echarte a la primera.
Caso de libro

Anónimo dijo...

¿Entonces decidió el mismo órgano al que la sra. pertenece? Aunque se abstenga les puede comer la oreja durante mucho tiempo antes. Así uno está vendido

Anónimo dijo...

Sin entrar en troleos sobre sustitutos o no, una cosa que se ha dicho es cierta, la merma de los derechos de los susitutos acaban sometiendo a los titulares. Ejemplo: la misma fiscal jefe cesó por inidoneidad al Sr. G, fiscal sustituto durante 27 AÑOS que se dice pronto a 10 meses de su jubilación:
http://www.poderjudicial.es/search/doAction?action=contentpdf&databasematch=AN&reference=6550213&links=28079230032012100596&optimize=20121126&publicinterface=true
y no se puede hacer nada porque depende única y exclusivamente de la decisión de un Fiscal Jefe.
¿A que es divertida la Fiscalía de Coruña? Frago no ha sido el único damnificado, aunque sí el mayor y todos los compañeros lo sabemos

Anónimo dijo...

Nacho Abad, periodista de Tele5, acaba de publicar esto
http://www.extraconfidencial.com/articulos.asp?idarticulo=11583

En la línea de los dos anteriores. Un saludo desde Guadalajara

Anónimo dijo...

Ya he leído lo del extraconfidencial. Me han recomendado también la lectura del artículo "La pugna de dos fiscales gallegos abre la puerta de la cocina de la fiscalía de Coruña" (o algo así, es muy largo). Está en el blog de un periodista que veo que también ha hecho un comentario aquí: im-pulso. Estoy estupefacto. ¿Hay alguna fiscalía más en España con dos jefes? Si no es legal, lo que doy por supuesto, ¿por qué no toman cartas en el asunto el Consejo Fiscal, el Fiscal General o quién sea? Nunca concursaré a la fiscalía de La Coruña, salvo que me apunten con un arma.

Anónimo dijo...

Todo esto es algo sumamente desproporcionado

Carlota dijo...

llevo treinta años en la función pública durante los que de cerca o de lejos creía haberlo visto todo.
Pero un linchamiento corporativo tan incomprensible como éste, jamás.
Si me lo cuentan no lo creo, pero desgraciadamente lo veo.

¿Se restaurará un poco la sensatez antes de someter este despropósito al escrutinio -y al ridículo- de la jurisdicción contenciosa?

Esto va mucho más allá de la destrucción injusta de la carrera de un joven fiscal contra el que no se prueba ni un sólo cargo consistente. Ojalá no llegue a consumarse. Buena parte del daño es ya irreparable.

Anónimo dijo...

Una pregunta ¿entonces votaron en el Consejo la propuesta con el inspector delante pero no con el aludido? Es decir, como todos sabemos, en penal es imposible porque vulneraría derecho de última palabra y contradicción.
¿He entendido bien, entonces, de que fue así?

Salvador Viada dijo...

Lo has entendido perfectamente,Anónimo. De todas maneras, como todo -o casi todo- es aquí secreto, de lo que se dijo allí no se sabe nada.

Anónimo dijo...

Entiendo la reacción espontánea de solidaridad ante esta noticia pero si lo conociesen en persona o conociesen su trabajo entenderían que lo hayan expulsado.Es más, era algo que se veía venir.No tenemos porqué pensar automáticamente que es una victima, sino que quizás se ha hecho un bien al expulsarlo.Creo que era una persona con ansias de notoriedad,que en muchas ocasiones quería ver casos donde no los había, con el daño que eso puede causar a imputados que finalmente fueron absueltos.Que una persona tenga la gran capacidad de aprobar unas oposiciones no significa que sea una persona equilibrada o que no actúe por razones espúreas.Estoy seguro que conocen casos así en todos los nieles.Un saludo

Salvador Viada dijo...

Anónimo, no conozco en persona al compañero. Si he hablado con él, he leído sus escritos de contestación al expediente y sobre todo, he hablado con su preparador, que es un buen amigo mío. Ni ansias de notoriedad, ni persona desequilibrada ni nada de eso. En todo caso, aquí no suelen echarnos por que nos absuelvan a gente que acusamos. Si así fuera, anónimo o anónima, acabaríamos no acusando a nadie. No. Aquí las motivaciones de la expulsión tienen que ser diferentes y solo confío en que el FGE quiera corregir el exceso cometido con ese compañero.
Por otra parte, golpear desde el anonimato a alguien con nombres y apellidos no es lo más elegante del mundo. Un saludo

Carlota dijo...

me pasa un poco como al Sr. Viada: no conozco en persona al Sr. Frago, pero también he hablado con él, también he leído sus escritos de contestación al expediente, y, aunque no conozco a su preparador, sí, mucho, al jefe de equipo de policía judicial que sufrió con él, entre otros, en el caso del asesinato de Carnota, y opino lo mismo que el Sr. Viada de lo que ha dicho el anónimo o anónima antecedente.
Se supone que el fiscal tiene como misión promover la acción de la justicia, no embarazarla, y por lo que yo sé, es lo que trató de hacer -hay gente así, rara, a quienes les molesta la impunidad del crimen, gente que se toma en serio la ley-. Y su intento tropezó con la obstrucción incompetente -no quiero ni imaginar otra cosa- de la superioridad. Eso es lo que creo a la vista de los hechos.

Anónimo dijo...

Salvador, piensa que si hablamos desde el anonimato puede ser incluso por miedo a la reacción de Frago, que ya colecciona varias querellas contra sus jefes, y los jueces que han intervenido en sus procedimientos. Yo le tengo miedo, por eso uso el anónimo, no se si te parecerá suficiente el dato. Su preparador no es él, quiza la prudencia en este caso indique que es necesario tener algún dato mas, que la fiscalía de Coruña pueda ser como es no hace a Frago un santo, ni mucho menos, no confundamos. Yo tambien conozco al guardia civil del asesinato, y sería conveniente distinguir entre justicia y justicieros, los ciudadanos tiene derecho a que seamos prudentes y no el sheriff de la pradera, un saludo.

Anónimo dijo...

¿Tienes miedo? Cuidado, eso te llevará al Lado Oscuro de la Fiscalía

http://www.youtube.com/watch?v=4R75_czRsoY

Anónimo dijo...

Pues yo opino, también desde el anonimato por las mismas razones que el compañero anterior,que es una expulsión merecida.Son varios los casos en los que ha inclinado la instrucción "pasando por alto" datos que favorecían el archivo de la causa, y además reforzando indicios débiles con datos que resultaron ser erróneos.A esto yo no lo llamo exceso de celo,sino algo peor.No me gusta decir esto anónimamente, pero en fin, él también enviaba anónimos a la prensa.

Salvador Viada dijo...

Estimado anónimo, somos fiscales y por tanto debemos ser conscientes que en derecho penal y en derecho sancionador rige el principio de tipicidad y de legalidad. Frago puede ser un fiscal muy malo en tu opinión, pero ese no es el tema: el tema es porqué le echan (no llevar una estadística de faltas y discrepancias serias -hasta inadmisibles, si quieres- con su jefe). Y también el procedimiento para echarle, que canta una barbaridad: piensa que te tocara a ti esa medicina, por ejemplo.

En cuanto a los anónimos, me hace gracia: ¿quien sabe -más allá de las sospechas- quien manda un anónimo? ¿no te parece un poco fuerte afirmar la autoría de un compañero sobre eso? ¿que pruebas tienes? Un abrazo, anonimo

Anónimo dijo...

Tiene razón en su razonamiento ,Salvador.En cuanto a lo de los anónimos, lo leí en la prensa y pensé que estaba confirmado (y que era eso el detonante de la sanción).Por lo tanto, retiro lo dicho y me disculpo. Un saludo

Salvador Viada dijo...

Anónimo último, le agradezco mucho su último mensaje. Tiene usted mi email, si alguna vez necesita algo de mi, o le apetece que hablemos un rato. Saludos