viernes, 5 de mayo de 2017

CAMBIAR EL RÉGIMEN ELECTORAL DEL CONSEJO FISCAL

Ayer, al tiempo que se polarizaba la posición de las asociaciones presentes en el Consejo en relación al tema del Fiscal Anticorrupción, había un tema en el que ambas estaban de acuerdo: no hay que cambiar el sistema electoral del Consejo Fiscal.   Un sistema que ha permitido que desde hace 30 años solo AF y UPF puedan estar presentes en el Consejo.   Los demás fiscales muchas veces estupefactos ante las cosas que ocurren, nos enteramos de las cosas a través de comunicados, de informaciones que nos pasan, de un amigo aquí o allá, pero no podemos contribuir a decidir nada porque el sistema electoral que establecieron entre el PP y el PSOE solo permite en terminos prácticos la entrada de esas dos asociaciones.  Muchas de las cosas más graves que pasan en la Fiscalía tienen su causa en que la única representación de los fiscales en el Consejo se canaliza en dos asociaciones que no representan juntas ni al 35 por ciento de la Carrera.  La APIF, ante un proyecto de cambio del Reglamento del Consejo que se nos presentó a informe, solicitó -entre otras cosas varias- que el cambio alcanzara el régimen electoral introduciendo bien el criterio de la regla D´ont, bien un criterio de "un fiscal un voto a un vocal" que permitiera la atomización de las representaciones en el Consejo.   Nuestros representantes han dicho que no a las dos cosas.   Normal, ya les va bien este sistema pero creo que es claro que el sistema hace aguas.  El Fiscal General nos ha asegurado que trasladará nuestra propuesta al Ministro, aunque vista la buena sintonía entre la AF y el Ministerio, las cosas no creo que vayan cambiar.
Las consecuencias de que no cambien son en mi opinión las siguientes: seguirán produciéndose influencias políticas en la Fiscalía; seguirá sin haber resistencias profesionales a las mismas; no se promocionará -salvo alguna excepción- a posiciones de responsabilidad por razones profesionales; se seguirá fomentando el clientelismo ideológico y asociativo; se seguirá produciendo un olvido institucional de los problemas de los fiscales; se seguirán ignorando las quejas de los mismos contra las decisiones -por incomprensibles que sean- de la jerarquía; se seguirá reforzando la jerarquía frente a los "fiscales de base".   Y en definitiva, la politización de la Fiscalía que estriba en la elección del Fiscal General del Estado por el Gobierno, siempre tendrá un aliado en el Consejo Fiscal, sea cual sea el signo ideológico del Gobierno que nombre al Fiscal General.
Hay que seguir luchando, pues.

1 comentario:

José Manuel Millán Campos dijo...

Hola Salvador: hay métodos electorales que disminuyen la radicalización como el de Rondas Múltiples: http://udec.es/sistema-de-elecciones-por-rondas-multiples